Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President
Una nueva forma de ver la noticia !
A A A

Cada vez descubrimos más tesoros escondidos, seguramente a la vista del ser humano, no porque no sepa que existe, sino que estamos empezando a apreciar poco a poco los recursos naturales y mediante la escasez de ellos empezamos a sufrir las necesidades, haciendo que nos demos cuenta de estas maravillas valiosas para todos nosotros, tanto del campo como de la ciudad.

Mirando El Campo encontró este espectacular sitio llamado 'El Charco de las Golondrinas' ubicado estratégicamente en los límites de los municipios de Chiquinquirá y Saboyá Boyacá, donde separa las veredas de Molino y Puente de Tierra, en la quebrada la 'La Raya'. El charco tiene una formación natural en piedra que parece un corazón, simbolizando el amor puro, sobre todo el amor incondicional por la madre naturaleza, respetando, preservando y reparando los daños que ha hecho la humanidad en su contra.

Sus aguas escurren desde las partes altas de páramo de las veredas antes mencionadas en el sector de los Currucuyes, baja por la quebrada y pasa por el 'Charco de las Golondrinas', donde el lugar se adorna con lajas de piedra y agujeros dentro de ella misma, está rodeado de bosque de roble y otras especies del sector, luego sigue su recorrido hasta el río Suárez.

El sitio es visitado regularmente por enamorados, caminantes, personas amantes de la naturaleza, y población en general proveniente principalmente de la zona urbana de Chiquinquirá, vienen a disfrutar de un rico y calmante baño de agua fría, para tonificar el sistema nervioso. Otros hacen el esfuerzo físico de continuar su camino a pie hasta el Mirador de los Currucuyes, ubicado en la cima de cordillera, completando el ciclo benéfico para la salud.

No sobra recalcar a los visitantes de dejar intacto el lugar, sin dejar residuos contaminantes de los alimentos que llevan como almuerzo o refrigerio. Si encontramos basura la recogemos en una bolsa, contribuyendo a descontaminar las aguas, de quebradas y ríos. Así mejoramos nuestro entorno ecológico y sembramos en los niños y niñas la semilla de la conciencia ambiental. Pues ellos van a heredar estos recursos naturales y lo que aprenden de sus padres o adultos, será su vida, tanto del presente como de su futuro.