Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

A A A

Red de colectivos para la protección del agua, la vida y el territorio en Boyacá

Comprendemos que los profesionales del petróleo, representados en la Asociación Colombiana de Ingenieros Petroleros, ACIPET, se pronuncien en defensa de su profesión y de la industria petrolera (3 de Septiembre /18). Pero que no lo hagan ocultando la realidad ni tergiversando una parábola utilizada por el gobernador de Boyacá, Dr. Carlos Amaya.


Ni el gobernador ni la población desconocen el contexto, como lo afirma la ACIPET. Por el contrario, los colombianos estamos siendo testigos de tantos y tan frecuentes accidentes petroleros, de sus terribles impactos en el medio ambiente, de las distorsiones económicas, la violencia, el desorden social y los problemas de salud que generan en las localidades. “Entre enero de 2009 y Mayo de 2018 se reportaron 86.245 barriles derramados en el país por cuenta de accidentes o contingencias operacionales” (El Colombiano, 25 Julio 2018). Cómo pretenden que el país crea en la responsabilidad y capacidad técnica de la industria petrolera? Así mismo, nos preocupa la corrupción que ha rondado la industria petrolera, como el caso de REFICAR -que ha sido el desfalco más grande en la historia del país-, la manera como despilfarran los recursos y la intención de privatizar a ECOPETROL. Cómo creer en la responsabilidad y ética de esta industria?.

Los petroleros nos invitan a debatir sus argumentos a favor del fracking, pero los problemas técnicos del fracking han sido estudiados y advertidos por especialistas del más alto nivel científico, que llevaron a que dicha técnica esté prohibida en varios de los países más desarrollados. Es con ellos con quienes la ACIPET debe debatir, en vez de pretender enredar a la ciudadanía en diálogos desiguales y propagandísticos. Como ciudadanía apelamos al principio de precaución, teniendo en cuenta la pobreza técnica y la irresponsabilidad que ha demostrado la historia de la industria petrolera en nuestro país. La afirmación de la joven ministra de que “Colombia está preparada para aplicar el fracking responsablemente” evidencia su desconocimiento y falta de experiencia.

Los profesionales colombianos del petróleo le harían un valioso aporte a nuestro país y a la humanidad si empiezan por una mirada autocrítica, ética, interdisciplinaria, teniendo en cuenta el contexto global y la tendencia mundial e imperiosa a sustituir los combustibles fósiles por fuentes energéticas alternativas.

En cuanto a la expresión del gobernador de Boyacá, “hacer fracking responsable es como decir que a una mujer se le puede violar responsablemente o que le van a dar garantías para ser violada”, es obvio que se trata de una parábola (comparación simbólica) que no pretende ofender a las mujeres sino destacar la falta de objetividad de quienes afirman que en Colombia la industria está preparada para la aplicación responsable del fracking. Ojalá los petroleros se interesaran de verdad por el respeto y los derechos de las mujeres, que los pueblos petroleros no se llenaran de burdeles ni de actores armados y que los petroleros colaboraran para que líderes y lideresas no sigan siendo asesinados.

Como ciudadanos defensores de nuestros territorios, respaldamos a nuestro gobernador de Boyacá y nos sentimos respaldados por él. Pedimos respetuosamente a los profesionales del petróleo que recurran al análisis interdisciplinario (ambiental, económico, cultural, social y político) antes de lanzar un proyecto sin tener en cuenta las comunidades, sus autoridades y la vocación de los territorios. Así entenderán por qué las regiones de vocación agropecuaria y turística en Boyacá seguiremos oponiéndonos rotundamente a las actividades petroleras y defendiendo el agua, la vida y los territorios. Boyacá, cuna de libertad, invita a las demás regiones de Colombia a no dejarse imponer decisiones centralistas en contra del medio ambiente y por encima de las comunidades y sus autoridades.