Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Testimonials

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.
Sandro Rosell
FC Barcelona President

A A A

Es inconcebible y produce indignación el estado tan lamentable de abandono en que se encuentran estas dos lagunas ubicadas en el municipio de Cucunubá, del valle de Ubaté al norte del departamento de Cundinamarca. La laguna de Palacio está en la vereda Peñas de Palacio, la cual se ve totalmente desaparecida y la laguna de Cucunubá por la misma tónica, la cual se ubica en las veredas Media Luna y la Florida; su espejo de agua también está desaparecido.

No cabe en la cabeza ni en la mente de nadie que las autoridades protectoras de ambiente como la CAR y el Ministerio tengan exterminadas estas dos lagunas por su ineficiencia e inoperancia de recuperar y preservar estos recursos y si la ciudadanía no pone atención, ni toman cartas en el asunto, veremos en este mismo estado la laguna de Fúquene, que es la que surte el agua a través del río Suárez a la ciudad Chiquinquirá.

Divisando el panorama ante el olvido del estado, ¿que se podrá rescatar de estas dos fuentes de Cucunubá y Palacio?. Los lugareños del sector de Peñas Palacio, nos cuentan que este humedal está olvidado desde hace muchos años, que solo una vez la ’CAR’ llevó una maquinaría para hacer un vallado alrededor de la fuente, lo que hizo es que el agua se filtrara hacia las orillas secando toda el área central, donde se divisa que los juncos se murieron por la resequedad. Tal parece que ya es piso firme.

La laguna de Cucunubá, en visita realizada por Mirando El Campo el 5 de noviembre de 2009, se divisó que la fuente tenía más de un 70% de su espejo de agua limpio; es decir de la delimitación que le habían establecido. A la fecha 18 de febrero de 2018 vemos que el espejo de agua desapareció totalmente, viéndose como un potrero más.

En otrora estas dos lagunas eran una misma por su cercanía y mucho más antes, estas igual estaban unidas con la de Fúquene, formando un pequeño mar todo el valle de Ubaté y Chiquinquirá, pues con el transcurrir del tiempo esto se comprueba cuando realizaron el sistema de desecación de los valles, con la construcción del Canal París hasta Saboyá. Otra de las pruebas fue la explotación con dinamita en la Copetona en el río Suárez, arriba del puente de Chichilla, entrada para las veredas de Velandia y Monte de Luz, para poder bajarle el nivel y desaguar gran parte de la laguna; esto sin contar el macabro y siniestro proyecto de los túneles de San Miguel de Sema que lograron adelantar, pero gracias a la divina providencia no finalizaron.

De haberse terminado el proyecto de los túneles que pretendían sacar toda el agua hacia los sectores de los municipios de Tinjacá y Sutamarchán, en estos tiempos la laguna de Fúquene sería solos potreros para la producción de pasto, ganadería y leche.

¿Qué responde la Corporación Autónoma Regional?, ¿Qué responde el Ministerio de Ambiente?, ¿Qué hacen la entidades de control, fiscalización y vigilancia, como la Contraloría, Fiscalía, Procuraduría, Veedurías entre otras?... ¿cuál es la responsabilidad del pueblo o la ciudadanía por acción u omisión de permitir en que haya corrupción y detrimento de los recursos naturales…?.

Ver más fotos en Facebook aquí

CucunubayPalacio2 CucunubayPalacio3 CucunubayPalacio4